“Cromañón era una papa caliente que nadie quería agarrar”