De hormigón armado, una experiencia para los sentidos