Vuelve a la pantalla grande un clásico del cine mudo argentino de 1916