“Hoy filmar en Argentina es una apuesta suicida”