¿Ficción o realidad? ¿Cuál es el límite?