No la pasamos bien, y eso es bueno