Nazareno Casero: “Me encantaría trabajar con mi viejo, pero no en una bizarreada mal del gordo y el hijo”