La noche de los lápices, una herida que no cierra