Rodrigo Guirao: “Hasta que me desates fue una liberación: me dejé estar, me comí todo… cero galán”