Maracaibo: cuando la venganza parece la única solución