Maricel Álvarez: “Sentía que hacer cine era someterse a unas reglas de juego despiadadas”