El tío: ¿A dónde se va la fantasía cuando no se cumple?