“A veces la industria puede ser muy perversa”