Juan Pablo Kolodziej: Un observador del mal, más que del bien