“El actor debe ser siempre la geisha del autor”